viernes, 8 de febrero de 2019

OPORTUNIDAD PERDIDA


Pues lo siento, pero no comulgo con el triunfalismo que se le pretende dar por las distintas autoridades de Guadalajara que, al parecer, estuvieron por FITUR.
El sábado día 26 de enero estuve dándome una vuelta por la Feria Internacional del Turismo, casi con el único interés de conocer el stand de mí Comunidad que, a fin de cuenta, es lo que más me interesa. Pues bien, después de pasarme por los pabellones 3, 5, 7 y 9, donde estaban los stands de las distintas CCAA, no encontré el de Castilla la Mancha, disponía de muy poco tiempo y era básicamente por el que tenía interés, y muy particularmente por lo relativo a Guadalajara, mi provincia. 
Cuando en el pabellón 3, ya me iba a salir del ferial y pregunté en un puesto de información, me confirmaron que estaba en el pabellón 7. Por fin pude ver CASTILLA-LEÓN y fijándome bien, detrás pude ver CASTILLA LA MANCHA. Me atrevería a calificar de “el deprimente CASTILLA LA MANCHA”.
La primera provincia con la que me encontré fue Guadalajara, que era lo que yo buscaba. Se me cayó el alma a los pies. Había un mostrador que no creo que llegara ni a los dos metros de longitud, lleno de folletos informativos de distintos Ayuntamientos, donde la gente amontonada, por falta de sitio, cogía distinta información que constantemente reponían tres personas (un hombre y dos mujeres jóvenes) situados en la parte de adentro del mostrador.
Se leía GUADALAJARA, en letras más bien de tamaño pequeño, no tenían sitio físico para poner letras de tamaño mayor, y también se decía algo relativo a la Diputación. De la comunidad lo único que, sospeché, era el cartel, en semicírculo para englobar las cinco provincias.
Cuando a una de las señoritas le dije que como alcarreño sentía vergüenza de que en la feria más importante de turismo se diera tan ridícula imagen: había una foto (las he visto mucho mejores de las que publican los particulares en Facebook) de lavanda en flor, que según esta señorita representaba a Brihuega; un trozo de pared de pizarra representando la Arquitectura Negra; unos árboles, eso me dijeron, de plástico acaramelado, que parecían luces de Navidad, que, por lo visto, representaban el Hayedo de la Tejera Negra. No tenían ni sitio para poner una foto del Hayedo; en algún sitio también se leía algo sobre Don Quijote de la Mancha (en particular, sobre esto de Don Quijote, la señorita comentó algo como que tenían instrucciones de promocionarlo en las cinco provincias de la Comunidad). ¡Ah! En el exterior del stand, una señorita repartía nuestro periódico en papel LA NUEVA ALCARRIA.
Ni rastro de El Parque Natural del Alto Tajo; el cañón del Río Dulce; la Hoz del Río Salado en Santamera; la Arquitectura Románica del norte de Guadalajara, el Ocejón, El Alto Rey, los castillos de Guadalajara; pueblos medievales, como Sigüenza (con su Catedral en Año Jubilar), Atienza, Molina de Aragón, Pastrana, Hita, Trillo, Cifuentes, etc., y lo que más me dolió en el alma: El Camino de El Cid. Me parecía mentira que la única (a lo mejor por ser la única) provincia de la Comunidad que forma parte del Consorcio Camino del Cid, a nivel de Diputación, que me parece que están haciendo una labor encomiable, como Consorcio, promocionando paisajes y pueblos de zonas deprimidas, se vea renegada de esta forma tan miserable ¿En qué se gastarán los dineros? (vaya pregunta más tonta que me hago). Después se lamentarán (bueno ellos no, no creo que les importe demasiado), de la huida de las gentes, sobre todo los jóvenes, hacia las ciudades, dejando muchos pueblos desiertos. Ni mención a la gastronomía; ni mención a la riqueza arqueológica de la provincia. Las gentes, a poco que “les tiras de la lengua”, hablan maravillas, del paisaje y los rincones de la provincia; ahora, los que tienen alguna responsabilidad, te sueltan cuatro chorradas de lo mucho que están trabajando, de lo mucho que se ha crecido y más que se va a crecer, cuatro cifras millonarias que te ciegan los ojos, se hacen unas fotos, salen en los medios y a vender postureo.
En fin, lamentable, o por lo menos, eso es lo que me pareció a mí. Trató de darme alguna explicación otra señorita, o señora, cuando pregunté por qué no había algún producto característico de la alcarria y me dijo que la representación empresarial estaba detrás y me llevo “al muro de las lamentaciones”, AREA EMPRESARIAL la llamaban ellas, pareciera que la querían esconder: cuatro estantes, divididos en cinco tramos verticales, uno para cada provincia, eso sí, por orden alfabético, donde había algunos folletos de distintas empresas. Hice una foto con una persona mirando con algún interés y una pareja que pasaba cuando intencionadamente hice la foto.
Creo que en todas las demás Comunidades había alguna atracción, con folclore y vestidos tradicionales, invadiendo espacios, incluso comunes, por donde a duras penas se podía pasar, con enormes colas para degustar algún producto de la tierra. En nuestra Guadalajara, salvo los dos metros de mostrador, donde la gente incluso tenía que meter la mano desde una segunda y tercera fila para alcanzar a coger algún folleto de los distintos Ayuntamientos, lo que demuestra que interés sí que hay, lo demás, de pena.
Ahora llegará la fiesta de las “águedas”, la botarga (ejemplo: Arbancón), los carnavales, etc., se vestirán con sus trajes tradicionales, orgullosos de ello y cada pueblo será capaz de montarse su fiestón, estirando sus bolsillos y el “bolsillo” de los Ayuntamientos, donde seguramente habrá abundancia de público; seguro que no faltará algún grupo de gente mayor con sus guitarras y sus laudes (rondallas) y se cantarán alguna jotilla. ¡Qué bien hubieran quedado en FITUR!

sábado, 25 de agosto de 2018

UN PASEO, O ... DOS


El pasado día 15 de agosto, a primera hora de la mañana (si a algo más de las ocho de la mañana se le puede llamar primera hora), salí a darme una caminata por la alcarria de Castejón de Henares.
¡Anda que no tenía yo ganas de darme una caminata a esa hora! ¡Hacía, qué se yo!, lo menos 10 años que no lo hacía y, casi, me había creado un trauma. Me quedó claro qué para mis pretensiones, es decir: encontrar lo que yo buscaba, hay que salir a primera hora de la mañana, no a las ocho.
Después de dormir en la casa de mi hermana Carmen, al abrir la puerta, vi el cielo bastante nublado; no con nubes de esas que se desarrollan verticalmente y que en un descuido te pueden poner como una “sopa”. No, eran nubes bajas que en todo caso te indican algo más fresco de lo normal. Me puse un jersey fino, que enseguida de ponerme a caminar me sobraba y más subiendo la cuesta hasta alcanzar la llanura de la alcarria. No llevaba ningún bastón de apoyo, pues pretendía poder disponer de las manos libres para manejar la cámara de fotos, que en este caso era un móvil.

Como era día festivo, a esa hora prácticamente no había ninguna actividad. En la subida tomé un par de fotos: una desde la curva del “Chaparro” (supongo que será para siempre el pico del Chaparro, aunque el chaparro nos lo birlaron en un descuido ¡maldita sea!), donde sale toda la vega de Castejón y, al fondo, transversal, el Río Dulce, con su hilera inconfundible de chopos y, detrás de los chopos, en la lejanía, se ve el pueblo de Villaseca de Henares. La otra foto fue a la boca de la cueva que apareció cuando se hizo la carretera y que aún, que yo sepa, está virgen de espeleólogos.


Mira que puse cuidado en que al final del barranco, cuando ya se está llegando al llano, podría ver algo que se moviera, algo con vida, algún animal cinegético y, en concreto, algún corzo, que, a fin de cuenta, era lo que más ilusión me hacía. Pues nada. Como aquel que dice “no se movía ni una hoja”. Cuando caminaba por la carretera y al dar vista a nava Labrada, ya en el llano, vi una bandada de pájaros, pude contar unos 30 (podrían estar juntándose para emigrar). Poco más adelante llegué al cruce de la pista, giré a la izquierda, para seguir por la pista hasta el camino Cifuentes. Un poco antes de llegar al cruce con el camino de Almadrones hay una nave construida que quedaba a mi derecha, según el sentido de la marcha; aquí sí, aquí salieron dos perros ladrando en la zona que está alambrada. Seguí hasta el camino Cifuentes, como era mi plan, y nuevamente giré a la izquierda para volver a casa, dejando la pista a mi espalda. Cuando habría caminado unos 50 metros por el camino Cifuentes, oí algún ruido detrás y, al volverme, vi que, por la pista, iban dos ciclistas en el sentido contrario al que yo había traído. Seguí caminando y pronto pude oír, pero no ver, que de las encinas que hay sobre el borde del camino, voló una paloma torcaz.
Es todo lo que puedo contar, pero, no obstante, no me aburrí. Resultó un paseo placentero a esa hora de la mañana, respirando paz y sosiego, con toda la alcarria para  relajar la vista, aunque lo que veía era una inmensa rastrojera, salpicada de rodales de encinas, a las que hay que agradecer que, en todas la estaciones del año, estén de color verde, haciendo un bonito contraste, ahora con la sequedad de la rastrojera; en el invierno con el ocre de los barbechos y, en primavera con otra tonalidad del verde que lo dan los cereales.

AL DÍA SIGUIENTE
Al día siguiente mi plan, que en parte se truncó, era salir de Castejón por la mañana, quizás entretenerme algo por Jadraque, para llegar a la hora de comer a Espinosa de Henares (Mari Nati) o a Cogolludo (Fernando), mi pareja de amigos a los que les había propuesto comer juntos. Creo que fue el día 15 cuando recibí un Whatsapp de Mari Nati donde me decía que no podía ser, pues tenía consulta con el médico. ¡Lo difícil que resulta, en una pandilla de seis u ocho con nuestra edad, encontrar entre semana, un día en el que alguno no tenga una consulta con el médico!
Bueno, antes de salir de Castejón y al despedirme de Antonio, me quiso dar unos tomates criados en su huerto y unos huevos, no de corral, sino de gallinas de corral, a lo que, muy a mi pesar y de manera educada, creo, se los rechacé, pues hasta muy a última hora de la tarde no esperaba llegar a casa y, tanto los huevos, como los tomates, todo un día 16 de agosto metidos en el coche, podría suponer tenerlos que tirar a la basura. No fue lo mismo con mi hermana Fina, que en vez de preguntarme si quería unos tomates, me “largó” (toma) una bolsa con tres tomates, estos criados en el pueblo de mi cuñado, Pinilla de Jadraque, a lo que no pude ofrecer ninguna resistencia.
Antes de entrar en Jadraque y como ya sabía que iba a comer solo y había decidido que sería en Cogolludo, me acerqué a Jirueque, a ver el “Dorado de Jirueque”, del que había leído algo, pero nunca lo había visitado. “El dorado” es un monumento funerario (sepulcro), que un sacerdote que ejerció en este pueblo, parece que de una familia adinerada, se encargó en vida y es donde está enterrado.
Al entrar en el pueblo de Jirueque le pregunté a un hombre que me encontré en la puerta de la primera casa y me dijo que había elegido mal día, pues el monumento está dentro de la iglesia y la iglesia solo se abre los domingos y festivos, cuando el sacerdote, que no reside en el pueblo, abre para celebrar la misa.
La conversación no fue baldía. Cuando le dije que era de Castejón de Henares, me dijo que no había estado nunca, pero que en Jirueque había una familia que procedía de Castejón. Resultó ser al revés: en Castejón de Henares hay una familia (ahora creo que van por la cuarta o quinta generación) cuyo apellido procede de Jirueque. Yo llegué a conocer al tío Segundo, que fue quien emigró a Castejón. Cuando llevábamos hablando como un cuarto de hora me dijo que arrimara el coche a una orilla de la carretera y que pasara a su casa que me invitaba a una cerveza. No, le dije que una cerveza no porque tenía que conducir. Me invitó a un refresco, yo le regalé un tomate de los de Pinilla (pueblo muy cercano a Jirueque), me enseñó su casa, enorme y muy bien cuidada, en la que vivía solo, dos o tres meses en el verano; el resto lo pasa en Madrid, donde ha desarrollado toda su vida profesional; también solo (según me dijo había enviudado hacia 15 años), me dijo que comía en casa de una hermana, que también veranea en Jirueque; que creía que eran 17 vecinos en el pueblo y, en fin, nos contamos nuestras vidas, no muy al detalle y yo tenía que irme si quería llegar a Cogolludo antes de que cerraran los restaurantes. Si vuelvo para conocer “El Dorado”, llamaré en su casa para saludarle.

Vuelta al pueblo con el coche, por no hacer maniobra, foto a una ermita que hay en la entrada del pueblo y a comer a Cogolludo.
Me encontré con que era el segundo día de fiestas, no pude parar en la plaza por estar ocupada con unas instalaciones de “coches de choque”, un tobogán inflable y la plaza de toros desmontable. En los restaurantes que yo conocía no me apeteció entrar ya que, además de ver que había mucha gente, también, en los locales colindantes, había unas peñas, cada una con su charanga, donde los componentes, mozos y mozas, tragaban cerveza como si no fuera a haber mañana. Elegí otro que solo lo conocía de haber tomado café, pero nunca había comido en él, Restaurante Ballestero, junto a la fachada del Palacio de los Duques de Medinaceli.



Me di un pequeño homenaje: unos espárragos trigueros a la plancha y el consabido cabrito asado (cada día lo hacen mejor). Después de comer, vuelta a la carretera, camino de Tamajón.
Antes de subirme al coche pregunté para asegurarme de tomar el camino correcto. Un señor, amablemente, me explicó que podía salir de Cogolludo, dirección a Atienza, CM-1001 y que nada más salir del pueblo me encontraría un indicador a la izquierda que me indicaba Arbancón, carretera GU-143, pasaría muy cerca de Muriel, en la cola del Pantano de Beleña y, el siguiente pueblo era Tamajón. Me advirtió que la carretera, aunque de firme bastante bueno, era muy estrecha y con muchas curvas; pero que la otra alternativa era tomar la CM-1001 en sentido Guadalajara, hasta Humanes (aquí falló), pues por la CM-1001 se llega a Puebla de Beleña y aquí se toma la CM-1004 hasta Tamajón.
Decidí la primera alternativa que me resultaba más sugerente. A poco de salir de Cogolludo y cuando aún apretaba el sol, me encontré una señora, ya mayor, caminando por la carretera y protegiéndose del sol con un paraguas; le pregunté si había tomado bien el camino para Tamajón y me dijo que si y que ella iba a un funeral a Arbancón, el primer pueblo por el yo iba a pasar; le dije que, ya que yo iba a pasar por el pueblo, si quería la llevaba. Aceptó de buen gusto y en el camino me dijo que el funeral era por la prima de una cuñada (ahora tengo dudas si me dijo que el funeral era por la prima de una cuñada, o por la cuñada de su prima).
En Tamajón tomé la carretera a la derecha para meterme en los pueblos de la “arquitectura negra” y llegar a Majaelrayo, a saludar a mis amigos Carme y Víctor y a su hijo Javier. Pasé la tarde charlando con ellos. Carmen es de muy fácil conversación y una mente muy, pero que muy preclara y centrada; a pesar de su edad y de que su estado físico ya está un poco “perjudicado”. ¡Quién pudiera llegar a su edad en ese estado mental! Los dos hemos perdido recientemente alguien muy próximo y, en la conversación, hubo recuerdos nostálgicos de nuestros seres queridos, perdidos recientemente y de otros tiempos mejores. También hubo otros momentos, he de reconocer que los mínimos, pero charlando con Carmen es relativamente fácil, para recordar alguna anécdota que nos hizo esbozar una sonrisa.
A las ocho y media nuevamente a la carretera, camino de Torrelaguna, para que, unos pocos kilómetros más y llegar a casa ya bien anochecido.
¡Ah! Los tomates de Pinilla, a pesar de llegar muy maduritos, una excelencia.